Curar la titulitis con Mastery Learning

Freelearning

Una enfermedad común del sistema educativo tradicional es el enfoque de extrema importancia que se tiene a las pruebas estandarizadas y las notas resultantes de ese proceso de medición. Pareciese que lo más importante de un proceso de formación fuese el título que se obtiene al finalizar el proceso. Revisemos cómo se dan los ciclos de aprendizaje dentro del sistema educativo formal tradicional y comparémoslo con el aprendizaje que se da en un contexto informal de auto aprendizaje.

En el sistema educativo formal tradicional los estudiantes reciben los contenidos a través de uno o múltiples formatos, luego son expuestos a actividades de aprendizaje dónde se espera se apropien de los conocimientos, entonces son evaluados generalmente a partir de una prueba estandarizada. Esta prueba estandarizada será evaluada por el mismo o por otro docente, entregándose luego estos resultados a los estudiantes. Al finalizar este ciclo se continua con el siguiente bloque de contenidos, cualquiera haya sido el resultado obtenido en las evaluaciones realizadas.

Por otro lado cuándo buscamos aprender algo por su utilidad y no por obtener una certificación sucede un proceso un poco diferente. Una persona que busca aprender a cocinar un platillo particular busca información sobre este, lo prepara una primera vez y evalúa los resultados a través de la auto crítica para finalmente exponerse a la evaluación de otros para conseguir retroalimentación de los resultados. Luego de pasar por este proceso volverá a intentar la preparación tantas veces cómo sea necesario hasta quedar feliz con el resultado.

Si comparamos ambos procesos en el primero pueden quedar deficiencias de aprendizaje que nunca serán solucionadas, en tanto que en el segundo se progresa hasta que se ha alcanzado la maestría deseada o el dominio esperado de las competencias propuestas. Otra diferencia es que el primero describe un proceso dentro de lo que conocemos como educación formal, en tanto el segundo es informal. ¿Querrá esto decir entonces que la solución es la educación informal, o que la educación formal es un error?

En realidad no, lo que esto quiere decir es que existe una alternativa dentro de la educación formal, pues esta metodología descrita en el segundo escenario describe una metodología educativa formal llamada «Mastery Learning» o cómo la conocemos en español: aprendizaje para el dominio.

El Mastery Learning no es una idea reciente, fue brevemente popular en Estados Unidos en la década de 1920 y luego revivida por Benjamin Bloom en 1968 a través de su artículo: Learning for Mastery, Rosemberg (2013). Sin embargo, esta es una metodología instruccional que no es popular en los sistemas educativos formales tradicionales por su elevado costo, debido a esto no ha sido implementada exitosamente.

Revisemos el proceso del aprendizaje para el dominio:

  1. Evaluación diagnóstica
  2. Se parte de los resultados del diagnóstico con contenidos y recursos de aprendizaje
  3. Se evalua de manera formativa y sumativa
  4. En caso de no alcanzarse el dominio de la competencia se aplican estrategias remediales, como tutorías o proyectos y se vuelve a evaluar.
  5. Cuándo el estudiante a alcanzado el grado de dominio o competencia deseada se continúa con el siguiente tema.

Implica un proceso iterativo que sugiere a su vez grupos de estudiantes reducidos, docentes enfocados en sus estudiantes y su progreso real más que en cumplir con programas de estudio, calidad antes que cantidad.

La implementación de entornos virtuales de aprendizaje como Moodle, Google Classroom, edModo o classDojo pueden llegar a facilitar a los docentes la implementación de metodologías instruccionales como el Mastery Learning, que primen el dominio por sobre la certificación. Pero para lograr una implementación efectiva de un entorno virtual de aprendiaaje basándose en una metodología como el Mastery Learning es necesario proporcionar herramientas que permitan en primer lugar al estudiante conocer su nivel de dominio, trabajar de forma colaborativa con sus compañeros evaluando el trabajo de otros y dando retroalimentación convirtiéndo al grupo de estudio en una comunidad de aprendizaje. Es decir, se requiere una adecuada implementación del entorno virtual de aprendizaje para lograr la ejecución exitosa del Mastery Learning en contextos educativos reales a distancia.

Recomendaciones:

  • Implementación de un entorno virtual de aprendizaje que permita estructurar los contenidos, actividades, colaboraciones y retroalimentaciones.
  • Proporcionar herramientas a sus estudiantes para que se auto evaluén y conozcan dónde están y sepan a dónde deberían llegar. El uso de cuestionarios automatizados con retroalimentación en tiempo real son ideales para esto, pueden hacerse con Google Forms sin costo.
  • Crear recursos de aprendizaje en distintos formatos hipermediales para el aprovechamiento de nuestros estudiantes, usar recursos como Prezi, PowerPoint, Pictochart o Genialy es ideal.
  • Proporcionar a los estudiantes de mecanismos para colaborar, ideal los foros que pueden hacerse con Moodle, aunque otras plataformas permiten otras alternativas, los murales colaborativos de Padlet también son una excelente alternativa.
  • Retroalimentar a los estudiantes con observaciones claras sobre su desempeño es crucial.

¿Puede implementarse el Mastery Learning en este contexto de emergencia? Deja tu respuesta en los comentarios.

Referencias

Rosemberg, T., (2013). In «Flipped» Classrooms, a method for Mastery. The New York Times.

Ostrowsk, C., (2018). Mastery Learning – the basics. Fractus Learning.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *